Visit Vilanova

Influencia indiana en Vilanova i la Geltrú

Con aires coloniales os proponemos hacer un recorrido por los lugares más destacados de la ruta de los indianos en Vilanova i la Geltrú. Pasaremos por la plaza de la Vila, centro neurálgico de la ciudad y recorreremos algunas de las casas que forman parte. Hablaremos de historia, de comercio, de arquitectura y también de ostentación y extravagancia. ¿Nos acompañáis?

Breve historia de los indianos en Vilanova i la Geltrú

Es difícil de determinar el número exacto de jóvenes «vilanovins» y del resto de la comarca del Garraf que marcharon a hacer las américas a lo largo del s. XIX, pero Vilanova i la Geltrú fue durante muchos años conocida cómo «La Pequeña Habana» debido a los fuertes vínculos entre la capital del Garraf y la isla caribeña. Hermanada con la ciudad cubana de Matanzas, el nomenclador de las calles «vilanovines» está repleto de referencias a pueblos y ciudades cubanas y también a muchos de los indianos que hicieron fortuna y volvieron para reinvertirla en casa. Desde la família Papiol, pasando por Josep Tomàs Ventosa y Francesc Gumà i Ferran, que llegó a invertir prácticamente todos sus ahorros en hacer llegar el ferrocarril en su ciudad natal.

Este conjunto de indianos transformaron Vilanova tanto social como arquitectónicamente. Primero, con sus obras de caridad y de infraestructuras civiles pero también por su opulencia. Cargados de dinero, muchos indianos quisieron dejar huella a través de sus viviendas y contaron con los servicios de los arquitectos más prominentes de la época y de los diferentes estilos arquitectónicos que se desarrollaron durante el s. XIX.

¿Qué no te puedes perder?​

La Plaza de la Vila

Es el centro neurálgico de Vilanova i la Geltrú, sede del Ayuntamiento y escenario de cualquier acto cultural, festivo o político de la ciudad. En toda Cataluña encontraréis muy pocos lugares que concentren tanta influencia indiana como esta plaza. De planta rectangular y rodeada de arcadas y palmeras nos traslada enseguida a la arquitectura colonial. Tanto es así, que ha estado escenario de anuncios publicitarios de todo tipo donde ha representado ser una plaza de cualquier lugar de América Central. Para los más curiosos, el mosaico del suelo en forma de conchas en blanco y negro es muy reciente, del 1970 y, por lo tanto, no es uno de los elementos indianos que podemos destacar. El arquitecto original de la plaza de la Vila fue Francesc de Paula del Villar, quien inició las obras de la Sagrada Familia antes de que un tal Gaudí le cogiera la batuta.

La estatua de Ventosa

En medio de la Plaza de la Vila encontramos la escultura dedicada a Josep Tomàs Ventosa, el indiano que compró los antiguos terrenos de un convento de frailes capuchinos e hizo construir el edificio de las escuelas que serían el germen de la actual plaza. En pocos años se construyó el edificio que actualmente acoge el Ayuntamiento de la Vila y algunas de las casas que también tienen clara influencia indiana. Ventosa emigró a Cuba con tan solo 12 años y allí construyó todo un imperio comercial textil. Fue alcalde de la ciudad de Matanzas en dos ocasiones donde también construyó diferentes centros educativos. De hecho, en Matanzas encontramos una réplica exacta de la misma estatua que preside la plaza de la Vila de Vilanova i la Geltrú. Desconocemos si también esta estatua es objeto de todo tipo de bromas durante la semana de Carnaval.

La Casa Olivella

La esquina de la Plaza de la Vila con la avenida Francesc Macià acoge una de las joyas de la arquitectura indiana en Vilanova i la Geltrú. Se trata de la casa Olivella, residencia de Francesc Olivella i Samà y que todavía conserva una sala de baile donde podemos contemplar los frescos originales a las paredes y los techos. Igual que el edificio principal del Ayuntamiento, es de estilo romántico con pilastras estriadas y diferentes elementos decorativos muy destacables, como las molduras. Este edificio fue la sede de la primera estación telefónica de Vilanova i la Geltrú. Posteriormente acogió un hotel y una clínica y hoy en día encontraréis comercios y dependencias municipales.

La casa de las columnas rotas

La Casa Ramona i Maynés (1860) o, popularmente conocida, Casa de las Columnas Rotas, todavía conserva algunos elementos originales del convento de frailes capuchinos y un oratorio privado restaurado por Josep M. Jujol. Su elemento más característico son las dos columnas cortadas que hay en el vestíbulo del edificio colgando de los dos extremos de un arco. Dice la tradición que son fruto de una apuesta del propietario según la cual aunque se cortaran las columnas la casa quedaría intacta.

Y si te has quedado con ganas de más...​

Casa Junqué

Este edificio acoge actualmente una de las escuelas de Vilanova i la Geltrú, pero fue construido en 1868 por el arquitecto Josep Salvany Juncosa por encargo del indiano Ramon Junqué i Escofet. Se trata de un edificio neoclásico, uno de las corrientes artísticas que se desarrollaron durante el s.XIX y es uno de los ejemplos más grandiosos de las mansiones construidas a Vilanova i la Geltrú con las fortunas provenientes de ultramar. Como curiosidad, en esta casa nació en 1893 el artista Enric Cristòfor Ricard i Nin a quien está dedicada otra plaza de la ciudad.

Francesc Gumà i Ferran

No podíamos acabar este artículo sin mencionar la figura de Francesc Gumà i Ferran. La huella de Gumà en Vilanova i la Geltrú no se puede resumir en un solo edificio sino que transformó totalmente su ciudad natal. No solo fue uno de los principales impulsores del comercio marítimo entre Vilanova y Matanzas sino que reinvirtió toda su fortuna para dotar a su ciudad de las infraestructuras necesarias para conertirse en una ciudad moderna. Su determinación (y fortuna) consiguió el enlace ferroviario entre Barcelona y Vilanova a través de los túneles del Garraf. Fue el impulsor del Banco de Vilanova, alargó la Rambla Principal y plantó los plataneros, y diseñó (antes de que Ildefons Cerdà lo hiciera en Barcelona) los planes del «Eixample» Gumà para planificar la futura expansión de Vilanova i la Geltrú. Justamente en la esquina entre la Rambla y la carretera general podréis ver una placa conmemorativa con algunos de sus hitos.

Cualquier momento del año es adecuado para recorrer esta ruta de los indianos en Vilanova i la Geltrú. Sólo hay que pasear, perdernos por sus calles e imaginarnos vistiendo ropa de lino y un parasol para trasladarnos a aquellos años donde todo era posible y sólo había que imaginarlo.

Marta Pérez
Periodista, comunicació corporativa i blogger

Todos los museos de Vilanova y la Geltrú en un solo billete.

El #ticketmuseusvng, el ticket de los museos de Vilanova y la Geltrú permite la entrada a todos los equipamientos de la ciudad al precio reducido de 10 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESERVA AHORA RESERVA AHORA Ir arriba
× ℹ️nfo